viernes, 15 de mayo de 2009

CAPITULO 1 "que sera de los arboles"


Escribo por escribir..porque me gusta...porque puedo verme mas de cerca, puedo entederme o definir el instante mismo de la escritura...muy dentro tengo una tristeza..de mi...de eso que irremediablemente es una custodia del ser...de mi...como tan presente, que no puedo redefinir mi situación, tropiezo con las arrugas de los sueños..y despierto en uno mas maravilloso, que para mi es una dicha, el poder vivirlo dia con dia..con todo lo que encierra..golpeo fuertemente la pared..mi pared..golpeo mi ego, golpeo mis sueños, para hacerlos mas fuertes, aun asi, se van perdiendo cosas en el camino, entre los reproches u observaciones..desgasta mi tiempo..desgasta!! duele!! pero siembra..y es verdad todos somos arboles, algunos dinamicos, otros estaikos, unos mas tranquilos, unos alejados, unos en multitud, unos viejos, otros aun mas, otros secos, la mayoria frondosos, otros misticos, otros que producen, otros que tienen historia, algunos curvos, otros tan firmes, otros con pocas hojas, con frio, tambien existen los que habitan en calor, otros que a pesar de la tempestad siempre estan ahi...con todas su diferencias, compartiendo este mundo, hechando siempre raiz, mirando al cielo, provocando calma, incluso provocan techo, piso, algunos los mas filosoficos, crean libros...vaya ejemplo!! y yo como puedo definirme, para serlo tengo que soportar con la carga, con el frio despertar en una sociedad repleta y careciente de objetividad, con personas consumiendo oxigeno sin razon, sere acaso alguna de ellas, sere! defineme! he llegado a la conclusión de que ningun arbol es apatico, ni es triste...sino somos nosotros los que interpretamos a los mismos, ¿Un arbol se cansa? se cansa del sol, de mantener firme los brazos, no lose nunca lo he preguntado, esa misma pregunta me la hago dia con dia... (Borrador de "EL HOMBRE ARBOL" By Pionero).

1 comentarios:

Eduardo dijo...

Estirar tus ramas al sol, agitar el follaje y seguir el viento con su suavidad, reponerse después de la lluvia torrencial mientras uno crece las raíces a lo profundo, buscando mayor firmeza y riqueza en los cimientos.
Se combina todo y uno sigue creciendo, en movimiento, sin quedarse estático, cumpliendo los ciclos y las estaciones.
A veces son duras las decisiones y nos cuesta mucho tomarlas, esperamos que la vida se acomode por si sola, pero no es así.
Un gran abrazo mi Pionero, mucho ánimo y estaremos viendonos.
Atte: El boletero.